Diario 

En este espacio compartiré contigo todo aquello que descubra. Hablaré de  creatividad, de emprendimiento y de maternidad. Y de vídeo y maneras de conservar los recuerdos familiares. Compartiré contigo trucos sobre cómo hacer vídeos con el móvil, y también con cámaras DSLR, te hablaré de temas audiovisuales y compartiré mis sesiones de vídeo familiar. 

Sesion video familiar - nessi benarroch

Lanzarote, donde el tiempo parece haberse congelado. Me gusta porque te encuentro aquí, estando sin estar. Huele a tí. Y aunque piso despacio, porque duele y duele mucho, las nuevas generaciones ayudan a sanar y llenar ese vacío que dejaste sin querer.

No dejo de abrazar a Livi por tí y aquí no dejan de mencionarte con un calor especial. El nudo se afloja y empiezo a disfrutar del lugar, de mi hogar. Feliz y presente… Como te prometí.

Enseñarle Lanzarote, pero sobretodo La Graciosa a Livi, es algo que he deseado hacer nada más saber que estaba embarazada. El lugar donde me he criado, casi descalza, completamente despeinada y con arena pegada a cada parte de mi cuerpo, es el sitio más mágico que he tenido el placer de conocer hasta ahora y ver ahora a mi niña explorar y correr por ese suelo salvaje, es el mejor regalo que como madre, me toca ahora hacerle.

[…] “El lugar donde futuras generaciones, jugarán con castillos de arena, a orillas del risco de Famara…” Citaste tú, amiga mía…

Emprender un viaje que requiera coger aviones, coches, barcos… con un bebe menor de un año, al extranjero,  puede parecer complicado pero no imposible. Claro está que no vas a poder hacer lo que de verdad hubieras hecho si hubieses ido sin tan adorable compañía; es más cansado, vas más lento, debes cambiar pañales en cualquier parte bajo miradas extrañas, intentas que duerma sus siestas haciendo malabares (sujetándole con una mano la suya mientras que tú con la otra y medio encorvada vas haciendo fotos, videos, comiendo un bocadillo ya frío e intentando mantener una conversación con tu pareja sobre lo bonita que te parece la ciudad) “Multitasking”. Pero el no verlo todo, en este caso, o mejor dicho, verlo de esta manera, merece la pena.


Comentan las malas lenguas, que viajar con niños pequeños es bastante lata y más lo es aún con bebes, además de decirte que no sirve para mucho porque luego no se acuerdan. Me da pena oír eso, porque los ves, se quedan con todo. Alucinan con todo. Y te enseñan cosas que sin ellos, no serías capaz de ver. Es increíble.


Entre todo este turismo multitarea, he logrado recoger algunas imágenes y hacer un pequeño corto de nuestro viaje. En dos partes.


Un abrazo y a seguir explorando.