¿Cómo capturar momentos y disfrutarlos a la vez?




Cuando hablamos de hacer vídeos a nuestra familia, ya sea con el móvil o con una cámara, podemos pensar que tenemos que estar todo el rato grabando todo aquello que esté ocurriendo, sin permitirnos disfrutar el momento y tomarlo relajadamente entre nuestras manos.


Déjame decirte, que puedes estar haciendo vídeos cada semana, y aún así, sentir que estás disfrutando de tus hijos, cada segundo que están a tu lado. Para ello, es importante distinguir cuándo merece la pena grabar y cuándo es más importante saborear el instante, que documentarlo. Te cuento dos cosas que me han ayudado mucho: Haz una lista. Haz una lista de todos esos momentos importantes, o momentos cotidianos que quieras tener grabados, en la etapa de la vida en la que te encuentres. Para que lo veas más claro, te pongo algunos ejemplos míos:


  1. Cómo Elia y yo remoloneamos en la cama, mientras le doy el pecho, todas las mañanas, (más aún los fines de semana), antes de levantarnos a disfrutar del día.

  2. Cómo las dos hermanas juegan como locas tirándose una encima de la otra y riendo hasta que no pueden ni respirar.

  3. Entrevistarlas hablando de sus cosas preferidas del momento.

  4. Cómo Olivia, sin saber leer aún, nos "lee" un cuento todas las noches.

  5. Cómo están las niñas con los abuelos. Frases que siempre dice Elia antes de verlos, etc.


Graba una sóla vez. Graba cada momento cotidiano, una sóla vez, en el transcurso de esa etapa de la vida que estáis viviendo. Gracias a tu lista, te asegurarás de haber capturado lo que para tí es más importante y la podrás tachar de ella. Eso significa que ya, las siguientes veces, puedes relajarte y disfrutar 100% del momento presente. Vídeos del día a día. Yo a mis niñas, las grabo mucho. Y cuando digo mucho, digo muchísimo. El vídeo es mi pasión y ellas, también. Bonito combo. Así que por la parte que les toca lo saben y ya están tan acostumbradas que a penas lo notan. Pero es verdad que cuando grabas no puedes estar de la misma manera con ellos, que cuando no lo estás haciendo, así que llevar a cabo los dos puntos anteriores, me ha ayudado a distinguir los momentos importantes con más claridad. Y cuando no sólo quiero grabar momentos cotidianos específicos y quiero ser más espontánea, hago exactamente lo mismo. Grabo el instante que toca y luego me tiro con ellas a jugar y doy el 100% de mi. Así, cuando surja otro momento que me llama la atención, me dejarán "ausentarme" un poco para grabarlo.


Muchas de esas veces, me gusta usar un trípode, de manera a poder salir todos en el encuadre, disfrutando al mismo tiempo con ellos. Te dejo uno de nuestros últimos vídeos, de un fin de semana sencillo en casa. Muchos de los pequeños detalles que en el aparece, sin duda, serán cosas que posiblemente con el tiempo se nos olviden. Poder tenerlo así, para ayudar a nuestra memoria, y calentar nuestros corazoncitos, no tiene precio.



¿Quieres también hacer vídeos así para tu familia? Te recuerdo que, haciendo click aquí, puedes apuntarte a mi curso de iniciación de vídeo con móvil, totalmente gratuito, que he preparado, para ayudarte a dar tus primeros pasos y empezar a capturar la historia de tu familia. ¡Cuidado! El vídeo engancha, y mucho. No te digo más.

¿Hablamos?

(+34) 648 608 530

Avd/ Juan Sebastian Elcano, 12.