Sesión de vídeo familiar. "Una casa más grande"

"Una casa más grande"




Hoy me siento muy afortunada de poder crear recuerdos como el que os voy a enseñar ahora. Sobretodo cuando recuerdo aquella primera vez que soñé con lo que quería ser de mayor; quería trabajar en Disney. Lo tuve clarísimo durante años y años. Darle vida a nuevos personajes. Crear mundos de fantasía y de sueños, para los más pequeños. Para mí, en aquel entonces. Recuerdo pasar horas y horas a solas en mi cuarto, sin hacer otra cosa que dibujar y soñar despierta. Me ponía música y dibujaba lo que mi mente imaginaba, al ritmo de las notas.


Ha llovido mucho desde entonces, y ese sueño ha cambiado en parte pero la otra mitad permanece igual. Querer contar historias, querer emocionar; esa es la pieza que más disfruto, independientemente del medio que utilice.



Sólo que ahora, los protagonistas sois familias como vosotras. Familias dispuestas a perderle el miedo a la cámara, por un recuerdo inolvidable, disfrutando de un día normal, desapareciendo en el ahora.


Y con ellos, ¿Sabes cuando te cruzas con alguien y emana una energía especial, diferente? Nada más conocer a esta bonita familia, sabía que tenían algo especial. Y del pequeño Leo, no os digo nada, porque fué amor a primera vista. Entrañable, cariñoso y muy "salao", tiene un gesto de alegría imposible de olvidar.


De un momento ordinario, sin quererlo, creamos juntos algo extraordinario. Sin hacer nada más que pasarlo bien juntos. Sin hacer nada más que vivir ese momento. Y para éste vídeo, además, me habeis regalado vuestras voces. Una poesía que escribió Fran, y que quisisteis leer los dos. Cuando ocurre algo así, es la guinda del pastel, toda una fiesta para mí.


Me gustó mucho estar esas horas con vosotros. Conoceros un poco más. Y encima, bajo esa tarde preciosa de luz. Acabé, como suelo acabar una sesión de video familiar, muy cansada, pero feliz.


Fisicamente es bastante agotador. Es como una sesión intensa de gimnasio, corriendo de un lado a otro, agachándote unas cien veces y subiéndote y bajándote encima de todo lo posible, y además porque psicológicamente tienes que estar en todo, durante esas horas, sin desconectar, para no perderte nada. Y me gusta llegar a casa y contarle cómo fué la sesión a Sergio. Y solemos terminar hablando de crianza, por lo mucho que nos gusta a ambos; de lo difícil pero reconfortante que es, y de lo igual y/o diferente que lo hacen otras familias. Sin juicios, me gusta observar y aprender de otros, con ojos totalmente nuevos. Y no os digo nada si hay preadolescentes o adolescentes en escena... Entonces, al acabar la sesión de vídeo, necesito un café con la familia, para ir haciéndome a la idea de lo que me espera.


Gracias a vosotros y vuestra confianza he podido disfrutar con una familia tan llena de vida como la vuestra, aprendiendo y siendo testigo durante unas horas, de vuestra maravillosa forma de criar. Y es que cuando hay tanto amor, sólo se pueden estar haciendo las cosas bien, o al menos como me gusta pensar; lo exprimidamente mejor que te deja el corazón hacerlo.




Ser padres no es nada fácil. Cada día es un reto diferente y nada tendrán que ver los retos futuros a éstos que estamos viviendo ahora (si tienes niños tan pequeños, como es mi caso). Todos estamos viviendo, de una forma u otra, situaciones similares. Pero puede que no nos estemos dando cuenta, por la cantidad de responsabilidad que sentimos, y por toda esa presión que como padres de una era exigente, nos cargamos las espaldas. Vídeos así, nos recuerdan que lo estamos haciendo bien. Que con amor y paciencia todo se lleva. Pararse un poco y verse desde fuera ayuda a apreciarlo, de una manera inimaginable. Es una bomba de energía positiva. Al menos es lo que me ocurren con los vídeos que creo para mi familia. En esos días en los que me siento "rara", los miro, y el subidón que necesito se pone a correr por dentro, recordándome todo lo bueno que tenemos, que no estoy sóla en esto, que el esfuerzo de hoy alimentará el futuro de mañana, que merece la pena y que con amor, todo se consigue.




Por todas esas familias bonitas ahí fuera. La vida que estáis viviendo ahora es vuestra y es maravillosa. No hace falta nada más para que así sea. Recordarla así será todo un regalo, tanto para el futuro, como para hoy.


Que tengáis una semana muy bonita.


Besos y abrazos para todos.


Nessi.

¿Hablamos?

(+34) 648 608 530

Avd/ Juan Sebastian Elcano, 12.