El diario ilustrado

Lapiz - Llevar un Sketchbook.jpg

Documentar tus días en diarios ilustrados, a diferencia de hacerlo en fotografías o en vídeo, te da la oportunidad de alejarte de las pantallas, y por un momento relajarte haciendo algo totalmente diferente.

 

Al abrir un cuaderno y empezar a garabatear en el, pasan cosas muy bonitas. Te evades, volviendo a ese momento que quieres capturar y lo vuelves a saborear, esta vez despacio, con mimo y cuidado.

 

Incluso si crees no saber dibujar, puedes beneficiarte de todo lo bueno que tiene esta práctica.

Descárgate esta guía gratuita y empieza a explorar este maravilloso mundo.

Sketchbook - 1.png
Sketchbook.jpg

Un momento cotidiano, puede ser insignificante hasta que le prestas atención. Dibújalo y se volverá extraordinario.

IMG_5375.JPG
Mis herramientas favoritas - Sketchbooking.jpg

Llevar un diario ilustrado es meditativo, relajante, y una ayuda poderosa para apreciar el mundo que te rodea.

Llevar un cuaderno de dibujo contigo allí donde vayas, te dará la posibilidad de documentar en el tu día a día, ya sean momentos pequeños o grandes. Esta práctica además te ayudará a ver el mundo que te rodea con ojos frescos y a fijarte en esos pequeños detalles o momentos que en muchas ocasiones se nos pasan de largo.

Y es que cuando dibujamos algo, ya sea un objeto, una persona o un paisaje, tanto si somos buenos dibujantes como si no, observamos lo que tenemos delante nuestro de un modo completamente diferente. Prestamos mucha más atención a los detalles que si simplemente sacamos una foto o lo miramos.

Sketchbook.jpg

Incluso si seriamente piensas
que no sabes dibujar...

Aunque dibujar no sea tu fuerte, puedes seguir llevando una práctica como esta. Piensa en tí cuando eras niña, seguramente te gustaba mancharte las manos y experimentar con diferentes medios, sin importar el resultado final.

Llevar este tipo de diarios te ayudará a despertar a esa niña, a trabajar tu creatividad, a utilizar materiales y medios que te vayas encontrando durante tu día a día. Silencia a tu voz interior que te dice que "no puedes" y empieza a disfrutar documentando lo que más te importa.

Sketchbook detalles.jpg