Diario 

Diario 

En este espacio compartiré contigo todo aquello que descubra. Hablaré de  creatividad, de emprendimiento y de maternidad. Y de vídeo y maneras de conservar los recuerdos familiares. Compartiré contigo trucos sobre cómo hacer vídeos con el móvil, y también con cámaras DSLR, te hablaré de temas audiovisuales y compartiré mis sesiones de vídeo familiar. 

  • Nessi Benarroch

Ya que no estamos viajando últimamente, no he querido dejar la cámara apartada y usarla sólo en grandes escapadas. Creo que el día a día también es bonito y si fuese Olivia, creo que es lo que más me gustaría tener como recuerdo… Las mini aventurillas de estar por casa. Agruparé estos videos en ésta página a partir de ahora, para tenerlos más a mano.

Qué bien lo hemos pasado. Nos vinieron a visitar amigos de un poco todos lados y aunque han sido días bastante caóticos, ver disfrutar a  estos dos chiquitillos como lo hicieron no tiene precio. No he querido perseguirlos sin parar con la cámara pero la que liaron en casa, fué monumental 🙂



Algunas cosas hay que guardarlas tal cual en la memoria. Otras… otras en video, mucho mejor.


Besos y abrazos!

  • Nessi Benarroch

Os dejo las nuevas aventuras de Olivia por Mallorca. ¡Qué maravilla de Isla…! No me esperaba que me fuera a gustar tanto y creo que esos viajes son los mejores.

Espero que os guste. El tipo de música la he cambiado. Se lo debía a mi hermano, que siempre me está diciendo que mis videos con Jazz quedarían mucho mejor… Ya me diréis. Prometo contaros más de nuestra pequeña escapada con algunos sitios que no os podéis perder, (hay tantos!) pero por ahora me quedan regalos que comprar, regalos que empaquetar y postre que planear para la noche de navidad, que como veis lo llevo bien organizado y a día… jeje.



Abrazos para todos y ¡¡felices fiestas!!

  • Nessi Benarroch

Llegamos bastante tarde, entrada ya la noche. Saliendo del aeropuerto soltamos al unísono un: Walaa! Que frío. Esperamos en una cola de taxi rara. No pagas antes, pero te dan un ticket.



El taxista sólo nos pregunta por la calle y luego le oímos murmurar con voz seca y cortante: Air Bnb, ¿no? – Emm… si. Olivia dormidita en brazos. En la pantallita del GPS no se ven más que imágnes de niños, fotografiados en primer plano, serios, tristes.  Seguidos de la palabra WARNING y luego una parrafada en húngaro que agradecí en ese momento no entender. Miré a Sergio. Estuve a punto de preguntar al taxista. ¿Preguntar? Agité la cabeza e hice desaparecer la pregunta. Llegados al portal nos abre la anfitriona… Emm… !Madre! Sí es madre. De dos hijas de 1 y 3 años. Las uñas postizas eran, muy postizas. Cinco cm de pura sofisticación, pulidas y afiladas, vamos, mejor eso que tener una navaja suiza en el bolsillo, no dejaban de mirarme o yo a ellas, no se.


Nos desliza por unos pasillos, donde aún no se si estaban en obras o en ruinas, ropa colgada de ventanas sin cristales, un sofá en medio de la nada, tapizado con sábanas viejas… finalmente entramos en el apartamento, nos despedimos. Muy correcta. Todo perfecto. Ahora… a dormir.


Al día siguiente, nos reímos un poco de ver dónde nos había llevado Air Bnb, sin previo aviso. Pero dormimos muy bien y a muy buen precio.


Nos llovió todos los queridos días, pero en el fondo, es otoño y a veces es lo que ocurre en otoño. Si nos gustaron tanto sus calles aún pasadas por agua, no me quiero imaginar con sol todos los días.



Con chubasquero, y buenos guantes nos perdimos por sus rincones, Olivia conoció la diferencia entre  tranvía y metro, escalamos las empinadas cuestas de buda, nos zambullimos en barco respirando brisa fresca del Danubio, descubrimos los bares en ruinas y sus borrachos acompañantes y degustamos algún que otro goulash que suelen invadir las mesas en los restaurantes, que he de decir, cuando hace frío no hay nada mejor que esa sensación que te llena el cuerpo de entrar en un local que desprende calor y huela a comida copiosa y café recién hecho, y si es con pan casero, mejor que mejor… Si os veis metidos en un avión con destino Budapest, no os perdáis la cafetería que aparece en nuestro video, llamada ARTIZAN para desayunar o merendar. A parte de ser amables, está todo demasiado bueno.


Espero que os guste el video. Nos hubiera gustado explorar más la ciudad, pero al ser un viaje medio por trabajo medio por placer, nos faltó tiempo para más. Mejor dejar cosas para otra ocasión. Además, el último día salió el sol y los edificios parecían brillar. Qué luz.

¿Hablamos?

(+34) 648 608 530

Avd/ Juan Sebastian Elcano, 12.